Científicos del centro de dinámica de Enfermedades Infecciosas de la Universidad Estatal de Pensilvania informaron que el nuevo coronavirus lleva múltiples décadas entre los murciélagos, aproximadamente unos 70 años.

De acuerdo con los expertos, los murciélagos apuntan como el animal de origen del patógeno Sars-coV-2.

El equipo internacional de investigadores realizó un modelo de la historia evolutiva del SARS-CoV-2 y ha descubierto que el linaje al que pertenece lleva décadas circulando en los murciélagos.

Los hallazgos publicados en el último número de la revista Nature Microbiology señalan que las relaciones evolutivas del SARS-CoV-2 con otros virus similares fueron detectadas en murciélagos y pangolines.

Los expertos estiman que el actual coronavirus divergió genéticamente de los sarbecovirus de murciélagos en tres puntos: 1948, 1969 y 1982.

El hallazgo más revelador de la investigación muestra que el rasgo del SARS-CoV-2, que lo hace especialmente peligroso para el ser humano, es el dominio de unión al receptor (RBD, por sus siglas en inglés).

El elemento RBD se sitúa en la proteína pico del coronavirus y le permite reconocer y unirse a receptores en superficies de las células humanas, indica el estudio.

En abril, investigadores del Programa de Salud Global del Smithsonian descubrieron seis nuevos coronavirus en murciélagos en Myanmar. Es la primera vez que estos virus se detectan en otra parte del mundo.

De acuerdo con los autores del estudio, los coronavirus recientemente descubiertos no están estrechamente relacionados con los coronavirus Síndrome respiratorio agudo severo (SARS CoV-1) y Síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS) o Covid-19.

Sin embargo, en estudios futuros, los científicos evaluarán el potencial de transmisión entre especies para comprender mejor los riesgos para la salud humana.

Agencias.