Por segundo día continuaron las concentraciones en una treintena de ciudades españolas para protestar contra la detención y entrada en prisión del rapero Pablo Hasél, por los delitos de enaltecimiento al terrorismo e injurias a la Corona y a las instituciones del Estado.

A la convocatoria de la Plataforma ‘Libertat Pablo Hasél’ hubo respuesta en las principales ciudades, como Madrid, donde cientos de jóvenes se concentraron en la céntrica Puerta del Sol, exigiendo la liberación del rapero. Aunque inició pacíficamente, al poco tiempo iniciaron los primeros roces con la policía antidisturbios.

Varios centenares de personas también se concentraron en los Jardines de Gràcia, en Barcelona, y se dirigen a la céntrica Plaza de Catalunya de la ciudad condal, también registrándose los primeros disturbios.

En Lleida, la ciudad catalana de la que es original el rapero, un millar de personas se dirigen a la cárcel de Ponent, donde está encarcelado Pablo Hasél, quien fue sacado por agentes de los Mossos d´Esquadra, la policía catalana, a primera hora del martes del edificio de la rectoría de la Universidad de Lleida, donde se había atrincherado.

En la primera noche hubo 20 detenidos y 55 heridos en Barcelona, Lleida, Girona y en Valencia.

Las manifestaciones por el encarcelamiento del rapero han dejado una persona herida de gravedad. Se trata de una mujer que habría perdido el ojo tras el impacto de una bala de goma disparada por la policía para dispersar a los manifestantes en la Vía Augusta

IRIDIA, un centro de derechos humanos en Cataluña, dio a conocer que la mujer fue operada este miércoles por el estallido del globo ocular tras el impacto de la bala de goma en el ojo.

A través de las redes también pidió los videos que se hayan tomado en la zona a la hora que la mujer resultó lesionada.

En la ciudad catalana de Vic, algunos participantes en las protestas atacaron a los policías en el propio edificio de los Mossos d´Esquadra, causando importantes destrozos.

Este miércoles los manifestantes se empezaron a concentrar a las 19:99 horas (hora española) en la céntrica Puerta del Sol, bajo un fuerte dispositivo policial tras los altercados registrados en Cataluña la noche anterior.

La policía catalana reforzó la seguridad en toda la región, en previsión a que se registren nuevos disturbios en las concentraciones por la detención del rapero.

El músico desatendió el plazo impuesto por la Audiencia Nacional para que entrara de forma voluntaria a la prisión para cumplir con la condena de 9 meses por el delito de enaltecimiento al terrorismo.

Como publicó Apro, Pablo Hasél se encerró en la rectoría de la Universitat de Lleida, junto con un grupo de jóvenes de la plataforma que le apoya exigiendo la amnistía y criticando al “gobierno represor”, como lo han arengado.

Pero a primera hora del martes, agentes de la policía catalana ingresó al edificio de la rectoría y tras una hora de negociación logró llegar hasta donde se encontraba el reclamado.

La sentencia y entrada en prisión contra Hasél ha causado un nuevo debate en España sobre la pena de prisión para delitos relacionados con la libertad de expresión. El endurecimiento de estas penas en el Código Penal español se produjo durante el gobierno del conservador Mariano Rajoy, del Partido Popular.

De hecho, el gobierno del socialista Pedro Sánchez ha planteado que haría menos restrictivas las leyes sobre la libertad de expresión.

Agencias.