“Este año no terminará la pandemia” de Covid-19, aseguró la Premio Nobel de Medicina (2008), la viróloga Françoise Barré-Sinoussi (74 años), quien pidió acelerar los programas de vacunación contra covid-19 a nivel mundial y vaticinó la llegada de otras pandemias.

“Este año (2021) no terminará, eso es seguro. Vamos a estar rodeados por este virus algunos años más, ciertamente”, afirmó.  Por eso, consideró que “hay que vacunar a la gente, eso se necesita. Si no alcanzamos un nivel de inmunidad colectiva entonces, por supuesto, emergerán mutaciones y variantes”, afirmó.

Desde su casa en los suburbios de París, vía Zoom, mientras estaba conectada en el Encuentro de Premios Nobel de Lindau, en su 70ª aniversario, realizado de manera virtual, comentó que esa es “la situación exacta con la variante delta”.

Si no se controla habrá más mutaciones con el tiempo. “Es la razón por la que debemos acelerar la vacunación en todo el mundo, no solo en cada país o en los países ricos. Hay que ir rápido y debe llegar a todas las personas en todo el mundo”, agregó.

Si lo podemos controlar, podemos tener una vida normal, aunque circule el virus porque lo hará en un nivel extremadamente bajo. Y habrá que mantener medidas eficientes no medicamentosas como la distancia y los barbijos”, explicó, de acuerdo con El Tiempo y La Nación.

Françoise Barré-Sinoussi, quien ganó el Nobel junto con Luc Montagnier por descubrir el virus que da origen al Sida, señaló que desde que identificó al VIH el mundo no consideró la lección de que cualquier persona podría infectarse y por eso, después aparecieron el ébola, chikunguña y otras enfermedades que pudieron convertirse en pandemias.

“Covid-19 es una buena lección acerca de cómo debemos prepararnos en todos los niveles de la sociedad. Los científicos en definitiva fueron los que mejor respondieron. Los políticos fueron lentos”, afirmó.

“Todo fue un problema al principio. Además, muchos países decidieron no tener estrategia y tomaron la decisión de esperar y ver… que fue muy mala idea”, aseguró.

Al ser cuestionada sobre si algún día se sabrá el origen de covid-19, respondió: “Estamos ahora en medio de una terrible epidemia, ¿es prioritario saber el origen? Lo que necesitamos es vacunar, desarrollar tratamientos. El virus ya está acá y hay que controlarlo”, aseveró.

La viróloga celebró que la comunidad científica aprendió a reducir el tiempo de demora en los ensayos clínicos.

“Antes se demoraba hasta 7 años para tener datos de efectividad, y ahora lo redujimos a 18 y 11 meses e incluso 9 meses. Esos beneficios pueden ayudar a otros candidatos vacunales. Espero que la velocidad de la vacuna contra el covid-19 sea un estímulo para el esfuerzo contra otros patógenos”, consideró.

Sin embargo, consideró que la desigualdad en el acceso a las vacunas es una preocupación porque el mecanismo COVAX no ha sido suficiente”.

Recordó que después del VIH, el mundo tuvo ébola, chikunguña y otras. Se sabe que cada tanto pasara el mundo por una emergencia así de severa. Los cambios en la sociedad, el hecho de que la gente viaja mucho, los cambios en el medio ambiente, el propio cambio climático y más, son las causas. afirmó.

Desde su punto de vista cualquier cosa favorece la aparición de pandemias, así que no fue una sorpresa, solo que el mundo no estaba preparado, “eso está claro”, dijo.

“Fuimos muchos científicos los que veníamos alertando desde hace muchos años. Desafortunadamente, el mundo no estaba preparado; el sistema de alertas fue demasiado lento; la vigilancia no fue suficientemente robusta. Llevó demasiado tiempo armar las estrategias no farmacéuticas de restricciones y cierres, usar barbijos, imponer distanciamiento y los programas de testeo y aislamiento”, consideró.

“La ciencia está en todas partes: en #LINO70. Los premios Nobel Harvery J. Alter y Françoise Barré-Sinoussi discutieron ‘Corona y pandemias emergentes’ con la joven científica Jana Huisman, así como con Richard Neher y Stefan HE Kaufmann”, escribió Lindau Nobel Laureate Meetings en Twitter.

Agencias.