Un hombre presuntamente bajo los influjos del alcohol terminó con la mano lastimada al intentar entrar a la fuerza a su domicilio pero en su borrachera no se percató que no era su casa si no la de la vecina.

El joven arribó hasta la calle Santo Tomás del fraccionamiento Villas de San José del Carmen, pero al intentar entrar a su domicilio se percató de que la llave se trababa y no abría la puerta, por lo que comenzó un forcejeo lastimándose la mano. Lo que este joven no sabía es que el domicilio al que quería entrar no era el suyo si no de una vecina

Redacción.