El fabricante de lencería de lujo Rigby & Peller perdió su orden real de proveedor oficial de la reina Isabel II, después de que una exempleada revelara detalles en un libro sobre las sesiones de pruebas de sujetadores de la monarca.

Un portavoz de la Royal Warrant Holders Association, que atribuye esta orden, confirmó la información, pero rechazó dar detalles sobre los motivos de esta decisión.

Según la BBC, la retirada de la orden real llega tras la publicación de un libro titulado “Storm in a D-Cup” (Tormenta en una copa D) el año pasado por June Kenton, de 82 años, que se encargaba de las sesiones de pruebas de sujetadores de la reina.

Kenton, que todavía forma parte de la directiva de la compañía, afirmó que no había “nada” en sus memorias que pudiera haber ofendido a la realeza.

También podría interesarte  Mexicanos protagonizan video de Mägo de Oz

En ellas describe su primera sesión de pruebas de sujetadores en la década de 1980 con una reina Isabel semivestida y revela una anécdota personal narrada por la Reina Madre.

También detalla que la princesa Diana iba a probarse los sujetadores y se llevaba posters de modelos en lencería para sus hijos adolescentes, Guillermo y Enrique.

Rigby & Peller, fundada en 1939 y proveedor de la familia real desde 1960, dijo que estaba “profundamente apenado” por la decisión, en un comunicado.

Agencias.