Más de 12 horas después de que un niño de 2 años de edad fuera atacado y arrastrado por un caimán en un hotel de Disney, en Florida, la policía del condado de Orange, cerca de Orlando, no ha podido localizar al menor.

La operación de búsqueda y rescate involucra a un equipo de 50 personas, entre agentes del condado de Orange, personal del Departamento de Vida Salvaje de Florida y empleados de Disney. En la laguna cercana al hotel se despliegan helicópteros y botes con un equipo sonar submarino, así como un escuadrón especial de nadadores.

De acuerdo con The New York Times, al menos cuatro caimanes han sido sacrificados durante la operación de rescate, pero las autoridades no han encontrado evidencia de que alguno de ellos haya devorado al menor. El sheriff del condado, Jerry Demmings, dijo esta mañana que es muy poco probable que se halle al niño con vida.

También podría interesarte  Niño sobrevive a golpe del tren

“Ya hemos tomado a cuatro caimanes y no encontramos evidencia de que estuvieran involucrados. Han sido sacrificados para ser analizados”, dijo por su parte Nick Wiley, director del Departamento de Vida Salvaje de Florida.

Los reportes preliminares indican que el niño y sus padres se encontraban de vacaciones en el Disneys Grand Floridian. La familia es originaria de Nebraska y al momento del ataque el menor se encontraba jugando en la laguna artificial Siete Mares, cuando el animal emergió y lo arrastró. Letreros con la advertencia “no nadar” estaban colocados en el perímetro de la laguna.

sdpnoticias.com