Una persona adicta a la aplicación de WhatsApp puede identificarse porque la usa demasiado, siente vibraciones fantasma o escribe mensajes mientras anda o conduce.

Así lo explica a Infobae Erika Villavicencio Ayub, experta de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“No se encuentra en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5); sin embargo, por recientes estudios y los síntomas detectados podría tratarse de una adicción a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC)”, dijo Villavicencio Ayub sobre la adicción a WhatsApp.

Según la especialista, el uso de la aplicación reduce los receptores de dopamina en el cerebro, lo que causa una sensación de placer.

También podría interesarte  Accidente de avión, vergüenza nacional en Surcorea

Otros síntomas de la adicción a WhatsApp son olvidar las horas de dormir, comer y del cuidado personal, los ataques de ansiedad y el aislamiento de familiares y amigos por estar siempre sumergido en la aplicación. En etapas más avanzadas, esta adicción, como muchas otras, conlleva insomnio, irritabilidad, aburrimiento, depresión, fatiga, alteraciones de concentración y memoria.

La psicóloga agregó que una persona que sufre de estos síntomas debe consultar con un médico quien le puede prescribir  una terapia cognitivo-conductual, pero en casos más avanzados va a necesitar un tratamiento mixto compuesto por fármacos y conductual.

Agencias.