Actualmente en las iglesias católicas se permite un aforo del 35 por ciento, el cual es confiable. Esto es debido a restricciones por el semáforo epidemiológico en amarillo, dio a conocer el vocero de la diócesis, el presbítero Gerardo Casillas González.

“En las iglesia ha permanecido un número disminuido de fieles, no se ha tenido la afluencia del 100 por ciento nunca, a los fieles todavía les cuesta retornar a las iglesias”, dijo.

“Por lo tanto el aforo actual en los templos es del 35 por ciento y es confiable, también funciona como una medida cautelar”, añadió Casillas González.

“Como iglesia y comunidad que somos, se está haciendo un exhorto constante a la feligresía de no bajar la guardia en el combate a la pandemia y de seguir todas las medidas sanitarias recomendadas por las autoridades del estado”, puntualizó.

“Hasta el momento no se ha presentado casos de sacerdotes contagiados de Covid-19, se sigue dando ese acompañamiento y servicio litúrgico a los fieles. Las actividades al interior de la diócesis se llevan a cabo a distancia y es una forma de seguir cuidando”, recalcó.

Para finalizar aseveró que en los templos se siguen aplicando las medidas de bioseguridad.

Wilmer Delgado.