Tras tres años de litigio, la ONG belga Corvia recibió finalmente autorización para abrir el primer “buzón” para dejar recién nacidos de forma anónima en Bruselas.

La instalación de estas pequeñas cabinas para dejar bebés se hace con la intención de evitar más abandonos a la intemperie de los menores.

¿Cómo funciona el “buzón”?

En primer lugar, la madre -suponiendo que es ella quien asiste al lugar- tiene que empujar la puerta verde . Una vez abierta, adentro encontrará una cuna calefaccionada para dejar al bebé.

Al lado de la cuna, habrá un sobre donde encontrará una pieza única de un rompecabezas . Con esa pieza, la madre podrá identificar a su hijo más adelante si así lo deseara. Además, tiene la opción de dejar sus datos. Al cerrarse la puerta, esta se bloquea de manera permanente .

Una alarma se activa cuando la persona se aleja, éste será el aviso para que el conserje pueda tomar al bebé sin ser visto por la persona que lo dejó ahí (esto garantiza el anonimato).

De inmediato el recién nacido es llevado a un chequeo médico  y se da aviso a las autoridades competentes.

¿Crees que un buzón de este tipo sería efectivo en México?

Agencias.