O pagan una multa de la Comisión Federal de Electricidad o van a la cárcel. Ayer, vecinos del barrio de Santa Ana denunciaron los abusos y la corrupción que impera por parte de la CFE por la aplicación de una multa que asciende a los 241 mil 890 pesos con 35 centavos.

Con los documentos en mano, Luis Ceballos Domínguez denunció que el pasado 17 de noviembre llegaron trabajadores de la CFE para verificar el medidor de la casa con domicilio en la calle Brasil, el cual desprendieron sin la autorización del dueño del predio, y al notar una supuesta irregularidad se procedió al corte del suministro de energía eléctrica de la vivienda.

Ceballos Domínguez mencionó que al notar que no contaba con el servicio de luz, se percató de los trabajadores y salió para dialogar con ellos sobre los motivos por los cuáles quitaron el medidor sin su autorización, a lo que respondieron que habían detectado silicón en el artefacto, lo que supuestamente altera e impide el funcionamiento normal del equipo.

Ante ello, David Eduardo Chan Graniel, jefe de Operación de Pérdidas de la CFE de la Zona Campeche, levantó un acta el día 27 de noviembre, en donde estipuló la multa que supera los 240 mil pesos y advirtió a los afectados que si no pagaban antes del próximo lunes, el caso pasaría a jurídico.

Los afectados dijeron que siempre pagan el recibo de luz con cantidades cercanas a los 3 mil pesos, reconociendo que es una tarifa sensata por el uso de un aire acondicionado, aunque aclararon que si hubieran incurrido en la alteración del medidor, no hubieran pagado dichas cifras. Hasta el momento, han acudido a la CFE y a la Profeco, pero ninguna dependencia les ha hecho caso de lo sucedido.

Sin embargo, no es el único caso que se ha presentado en el mismo barrio, pues el pasado fin de semana EL EXPRESO dio a conocer el abuso de la CFE contra la señora Nery Jiménez Dzib, a quien le llegó su recibo de más de 5 mil pesos, teniendo que pagarlo a base de préstamos de parientes y conocidos.

Gilberto Ávila
redaccion@multimedioscampeche.com