Las imágenes de satélite y las observaciones de superficie indican que una amplia área de baja presión e inestabilidad atmosférica continúa avanzando en el centro del Golfo de México y alejándose ligeramente de la península de Yucatán.

Aunque la actividad de la perturbación atmosférica todavía está desorganizada, el nivel superior se pronostica que los vientos serán más propicios para el desarrollo, y tiene una probabilidad del 70% de que se forme una depresión tropical el el día de mañana, antes de que el sistema llegue a la costa occidental del Golfo.