Tan grave y tan mal estuvo Enrique Peña Nieto al usar sus votos en el Congreso para evitar que se promulgara la Ley Federal del Trabajo y no avanzaran varias propuestas del presidente Felipe Calderón para usarlas él a su favor, como tan grave y tan mal está que hoy el PAN salga a oponerse al IVA en medicinas y alimentos, una de las propuestas más indispensables para la economía del país.

Hoy pareciera que la congruencia se ha ido de vacaciones. Los que ayer apoyaban hoy se oponen y viceversa y somos los mexicanos lo que padecemos esa belicosidad que lejos está de aportarle al país elementos que permitan políticas públicas para consolidar oportunidades para los más necesitados.

Lo mismo pasa cuando vemos que la seguridad se mantiene a raya y que los cambios que ofreció el nuevo gobierno no aparecen o no operan mientras en muchas comunidades la población recurre, alentada o no por razones poco claras, a armarse para intentar darse seguridad.

Mientras en Campeche los panistas salen a decir que van contra IVA en alimentos y medicinas, Che Cu, otra vez, persiste en su idea de generar comandos ciudadanos para protección en la frontera con Guatemala. Viendo los vaivenes de los políticos ¿se le puede exigir congruencia a los ciudadanos? ¿Se le puede meter en cintura a un oportunista si los partidos y sus representantes en los Congresos están dándose hasta con la cubeta por razones estúpidas?

La respuesta es ¡no! Es penoso que al intentar sostener una política de subsidios se privilegie más a quienes más tienen mientras que esos mismos subsidios apenas y benefician a los ciudadanos más desprotegidos. No recibe el mismo beneficio el ciudadano que usa un tanque de gasolina a la semana para su Chevy que el que usa una Hummer y varios tanques a la semana, a éste el subsidio lo favorece más que al otro porque compra más gasolina subsidiada, por ejemplo. Lo mismo en alimentos, lo mismo en medicinas.

Si todos pagásemos impuestos de manera idéntica por nuestro consumo, habría la posibilidad de encontrar mejores formas de hacer programas para quienes menos ingresos tienen. La verdad es que no hay igualdad entre desiguales y democratizar tarifas termina por ser más benéfico para quienes más pueden sufragar sus gastos: no es justa una tarifa única para la gente de siglo XXI donde el agua apenas llega que en Bosques o Prados donde se llenan albercas: quien más consuma que más pague. Así de simple y precisamente por ello lo benéfico del IVA para todo.

También podría interesarte  Detrás de las Murallas

Soy quizá uno de los más críticos del nuevo Gobierno federal. No me parece la manera como nos están queriendo vender que México es mejor sólo porque regresó el PRI a la Presidencia, simplemente porque no es cierto: la inseguridad no se ha reducido, los priistas nos dieron cátedra de corrupción e impunidad durante sexenios, pero cuando una elección es legítima, entendiendo que no necesariamente justa y menos irreprochable, nos da un nuevo gobierno, lo mejor que podemos hacer es apoyar sus aciertos y señalarle sus errores. Hoy el PRI, como el PAN en su oportunidad, no está equivocado en la política económica, no está equivocada la intención del IVA, como no lo está el abrir la inversión privada y extranjera en Pemex, desaparecer el IETU y reducir el ISR para incentivar las inversiones que generen empleos. En lo que tendrá que esforzarse en serio es en convencer, con hechos, que reducirá la corrupción, que encarcelará a Romero Deschamps, a Andrés Granier, a Fidel Herrera y a toda una caterva de corruptos que hablan mal de ese partido y su dirigencia que los ha encubierto.

Asimismo, tendrá que demostrar con hechos que la recaudación servirá realmente para lo que debe ser: equilibrar los desajustes sociales y económicos generando programas y proyectos de infraestructura que promuevan el desarrollo, sobre todo en zonas marginadas, pero también que habrá justicia, que se seguirá combatiendo al narco y no sólo ocultando las ejecuciones.

Gente como Che Cu y sus formas de presionar para sostener sus privilegios escudándose en una mentirosa gestión y lucha social, deben de ser encarceladas, puestas a raya igual que quienes han hecho de esos exabruptos causas reivindicatorias.

Campeche está dejando de ser el paraíso de la seguridad, volteemos a ver lo que pasa con los camaroneros y el diesel, y desplantes como los de Che Cu no ayudan a que prevalezca la justicia ni el orden. Ya hay focos rojos, atendámoslos y usemos la ley como el mejor escudo y un buen ejemplo siempre hace bien.