Peter Phillips, el mayor de los nietos de la reina Isabel II, anunció este martes su separación y próximo divorcio de su esposa canadiense, Autumn Kelly, después de 12 años de matrimonio.

En un comunicado conjunto, la pareja afirmó que la decisión fue tomada en pos del bienestar de sus hijos, Savannah (9 años) e Isla (7), en un contexto “amistoso”. Además, acordaron el cuidado conjunto de los menores, con “pleno apoyo” de ambas familias.

Según el portal The Sun, que había anticipado la noticia, a la reina le cayó mal la novedad del divorcio, pero el Palacio de Buckingham no hizo comentarios al respecto.

Hijo de la princesa Ana y del primer marido de ella, el capitán Mark Phillips, Peter (42 años) se casó con Autumn en 2008 en la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor, en presencia de la reina. Es el mayor de ocho nietos de la monarca y era quinto en la línea sucesoria al trono cuando nació, pero actualmente es el 15º. No tiene título real y nunca representó oficialmente a la monarquía británica.

La noticia de su divorcio llega poco después de que su primo Harry y su esposa, Meghan, renunciaran el mes pasado a sus funciones reales y sus títulos de Altezas, para buscar independencia económica e instalarse en Canadá.

El tercer hijo de Isabel II, el príncipe Andrés, también se retiró de la vida publica a finales del año pasado en medio de un escándalo por su amistad con el financiero estadounidense Jeffrey Epstein, quien se suicidó en una cárcel neoyorquina mientras esperaba a ser juzgado por tráfico de menores.

Agencias.