La Comisión de Derechos Humanos de de Morelos (CDHM), sostiene que 15 recién nacidos murieron en el Hospital General de Cuernavaca en 2018, victimas de al menos tres bacterias, por lo que emitió varias recomendaciones a los servicios de salud de la entidad y a la Fiscalía General del estado (FGE) para el castigo administrativo y penal contra los responsables.

A través de la indagatoria CDHM/SE/V3/06/151/2018, el organismo realizó sendas recomendaciones a los servicios de Salud del estado de Morelos, a su titular, Héctor Baron Olivares, y al director del Hospital General de Cuernavaca, Víctor Manuel Martínez Jardón, para que las víctimas directas e indirectas sean indemnizadas, pero también para que se ofrezcan disculpas públicas y exhiban su compromiso para que los hechos no se vuelvan a repetir.

De acuerdo con Israel Hernández Cruz, presidente de la CDHM, el organismo que encabeza confirmó la muerte de 15 recién nacidos, quienes enfermaron al contraer una de tres bacterias localizadas en dicho hospital durante 2018, y que no fueron debidamente reconocidas como tampoco aceptadas y clasificadas las muertes de los menores.

En rueda de prensa, Hernández Cruz afirmó que su investigación se sustenta en los 15 expedientes de menores muertos que enfermaron al contraer Klebsiella Dneumoniae, Enterbacter Gergovia y Raoultella Planticola, por lo que se violaron sus derechos de Protección a la Salud, a la Vida y al Interés Superior de la Niñez.

Ante ello, la CDHM recomendó a las autoridades de Salud de Morelos, cubrir los gastos funerarios derivados del hecho, inscribir a las víctimas directas e indirectas en el padrón de la Comisión Estatal de Atención a Víctimas (CEAV), realizar una reparación integral del daño, y que tanto dependencias como el titular de los Servicios de Salud, Hector Barón Olivares, expresen una disculpa pública y para que no se repitan estos hechos.

Recomendó también a la Fiscalía General del estado (FGE) integrar las carpetas 7960/2018, 7964/2018, 7966/2018, 7963/2018 y 7965/2018, para avanzar en la indagatoria y probable judicialización de dichas carpetas que contienen las acciones, omisiones y responsables de la contaminación de las áreas hospitalarias y de los menores.

Además de exigir que se le informe por escrito de las acciones tomadas, también pondera la urgencia de capacitar al personal para evitar nuevos episodios de contaminación bacterial​.

Agencias.