A sólo tres semanas de que se registraron las cifras récords de contagios por Covid-19 en México, los niños y menores de edad infectados ambulatorios –los que no requirieron hospitalización– se dispararon en 37 mil 552 casos, al pasar de 194 mil 876 a 232 mil 428.

También, los casos que tuvieron que ser internados por urgente atención hospitalaria se elevaron en mil 373, al crecer de 8 mil 491 a 9 mil 864.

Tal y como lo advirtieron expertos, en el sentido de que los niños sí son víctimas directas del virus y que se encuentran también en un alto riesgo, de acuerdo con los registros de la propia Secretaría de Salud, tan sólo en este periodo de revisión de las cifras –del 15 de agosto al 5 de septiembre–, los casos de niños de cero a cuatro años en situación ambulatoria reportados crecieron de 15 mil 24 a 18 mil 497, es decir, alza de 3 mil 473.

En los casos de menores de cero a cuatro años internados por gravedad en hospitales, crecieron de 3 mil 357 a 3 mil 823, una diferencia de 466; entre los de cinco a nueve años se elevaron de mil 133 a mil 298, una alza de 165 casos; los de 10 a 14 años pasaron de mil 402 a mil 641, un crecimiento de 239 casos, y de 15 a 19 años crecieron de mil 599 a 3 mil 102, incremento de mil 503.

Frente a la afirmación del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, de que “todas estas ideas que han circulado de que ahora es una epidemia de adolescentes y niños no tiene un sustento de evidencia, ni en México ni en ninguna parte del mundo”, Roselyn Lemus-Martin, doctora en Biología Molecular y Celular por la Universidad de Oxford, criticó al funcionario federal: “Está desinformando y sus afirmaciones de que los niños no están en riesgo no están basadas en la ciencia. No sé qué le hace decir eso; los niños sí están en riesgo, deben vacunarse, ojalá cambien de opinión”.

Agencias.