Las calles del poblado de Lerma continúa siendo una zona de desastre ante la falta de mantenimiento por parte de la autoridad municipal.

El nivel de deterioro de algunas calles revelan la falta de labor de las brigadas donde los baches abarcan gran parte del pavimento convirtiéndolo en una zona de guerra.

A pesar de las solicitudes de apoyo, la autoridad no responde ya que al parecer se ha dedicado más a actividades proselitistas que cumplir con los compromisos hacia los ciudadanos.

La omisión por parte de la comuna ha generado la molestia de los ciudadanos que lamentan una vez más haber sido engañados por una autoridad que vela por sus intereses y no para lo cual fue electo.

Redacción.