Eliminar los concursos de belleza afectará a muchas personas que están involucradas en la preparación de la mano de las concursantes; además, dichos concursos no son para estereotipar ni sexualizar a la mujer, expresó el reconocido diseñador Emanuel Segovia.

En entrevista para EL EXPRESO el diseñador compartió su experiencia desde lo que él vivió como coordinador y diseñador de este tipo de concursos en el estado. 

Agregó que la iniciativa de reforma a la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del Estado de Campeche, para incorporar el concepto de Violencia Simbólica, no tiene pies ni cabeza, pues estos concursos lo único que buscan es forjar disciplina, trabajo, preparación, crecimiento a la concursante, no estereotipar la belleza.

“No hubo un patrón de chicas porque hubo morenas, rubias, de diferentes estaturas. Por lo cual se puede hablar desde dos puntos de vista: el profesional y el de la preparación; este último incluye la disciplina, el crecimiento y el empoderamiento. El otro punto que ocupó fue altruismo”, sostuvo.

“En los concursos los participantes estaban muy cuidadas, su comportamiento e imagen, ahí no hay una violencia simbólica como dicen. Esta plataforma lo que hizo fue posicionar a muchas mujeres campechanas, que fueron y regresaron con algo, incluso nombradas promotoras turísticas”, defendió.

“No hay nada negativo en los concursos de belleza, incluso las mamás de las participantes lo han testificado. Por eso, hablar de una violencia simbólica es algo muy delicado, porque al fin de cuentas esto se tenía que plantear desde un punto de vista más allá que el de las participantes”, dijo.

“La violencia simbólica depende mucho del enfoque con que se dé y lo que quiera ver. Sin embargo es un tema muy delicado, no se entiende el afán de enfocar la iniciativa al concurso de belleza”, lamentó el diseñador.

“Desde el punto de vista comercial, perjudica a una serie de participaciones como son preparadores, maquillistas, artesanos, maestros de oratoria, maestros de imagen, diseñadores, costureras, por decir algunos”, expuso.

“La iniciativa habla de todo lo que exponga a las mujeres, en un prototipo sexista, esto quedaría más que nada a sujeto a un pensamiento popular, porque aquí se involucran costumbres y tradiciones de Campeche”, manifestó.

“Para aprobar la iniciativa se tiene que platicar, comentar, discutir, haciendo una mesa de trabajo con todas las personas involucradas para que realmente se legisle con conocimiento”, finalizó.

Wilmer Delgado.

Compartir