Inseguro. Elementos de la Policía resguardan las instalaciones del Congreso de Guerrero, objetivo de la Ceteg

EL UNIVERSAL

CHILPANCINGO, Gro.- Maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación (CETEG) tomaron cuatro radiodifusoras de esta capital, para denunciar la traición de la que afirmaron fueron objeto por parte del Congreso local, al rechazar el decreto original que envió el gobernador Ángel Aguirre Rivero, y anunciaron movilizaciones en las siete regiones de esta entidad.
Grupos de maestros disidentes de manera simultánea arribaron a las cabinas transmisoras de las estaciones de radio privada, como a las 09:20 horas, y durante más de media hora, difundieron que de igual manera se sienten traicionados por el gobernador, a quien le pedirán que vuelva a enviar la iniciativa de ley de reformas a la Ley Estatal de Educación (LEE) y lo responsabilizaron de cualquier intento de represión.
La Asamblea estatal nombró comisiones de prensa de las siete regiones de esta entidad, para llevar a cabo la toma de las radiodifusoras, entre ellas XE-UAG, de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), en las que aparte dieron a conocer que hoy a las 11:00 horas volverán a realizar una manifestación de protesta en contra de lo aprobado por el Congreso local, “que es algo distinto a lo que acordamos con el gobernador, al que le pedimos que vuelva a enviar el decreto para que los diputados rectifiquen su posición”.
Al aire, los maestros inconformes dieron a conocer que la esencia de la reforma a la LEE, tenía que ver con la gratuidad de la educación, plazas automáticas a los egresados normalistas, el respeto a los derechos laborales y el no cobro de cuotas a los padres de familia, el Instituto Autónomo de Evaluación, el 6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) para educación compuesto con recursos del gobierno federal y estatal, entre otros beneficios sociales.
Añadieron que debido a que los diputados federales aprobaron un dictamen distinto al contenido del decreto enviado por el gobernador Ángel Aguirre Rivero, volverán a movilizarse para obligar a los legisladores locales a que aprueben lo acordado entre la CETEG y el gobierno estatal, por lo que aseguraron que el movimiento no ha terminado.
Mientras unos 300 policías antimotines continúan resguardando las instalaciones del Palacio de Gobierno y del Congreso local, para impedir que vuelvan a ser tomados de nueva cuenta por los maestros inconformes, que a las 11:00 horas se volverán a manifestar en esta capital sin que dieran a conocer hacia dónde se van a dirigir.