El fiscal Renato Sales Heredia admitió que tenía conocimiento del menonita Pancho Loco y del papel que jugaba para el crimen organizado en la entidad, aunque dijo que esos datos los obtuvo gracias a las “investigaciones” llevadas a cabo por la Agencia Estatal de Investigación (AEI), la Vicefiscalía General para la Atención de Delitos de Alto Impacto y el Instituto de Servicios Periciales, cuando en realidad, al menos una parte, fueron sacados textualmente de los documentos filtrados por el grupo de hackers Guacamaya Leaks desde septiembre del año pasado.

Ayer EL EXPRESO informó que el pasado domingo la FGE dio a conocer la detención del menonita como el “generador de violencia” en la región de Bonfil, pero esa información ya la tenía por lo menos desde octubre del año pasado, cuando diversos medios de circulación nacional retomaron los documentos secretos de Sedena filtrados por los hacktivistas y detallaron el escenario delictivo en la entidad. Desde entonces ya se ubicaba a Pancho Loco como líder de un cártel independiente al servicio del crimen organizado.

En su conferencia de prensa de este lunes, para ampliar la información de la detención del capo, Renato Sales no sólo confirmó que efectivamente tenía esa información hace meses, sino que en su afán de ocultar ese hecho atribuyó a sus agencias de investigación datos que están contenidos, literalmente, en los documentos de Guacamaya Leaks desde septiembre del 2021. 

En el boletín de la conferencia de prensa de ayer, dice: “de acuerdo con las indagatorias que llevó a cabo la Dirección de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), la Vicefiscalía General para la Atención de Delitos de Alto Impacto y el Instituto de Servicios Periciales, se obtuvieron datos de que el imputado era el encargado de facilitar el aterrizaje de aeronaves con droga procedente de Sudamérica en los municipios de Hopelchén, Calakmul, Champotón y Hecelchakán”.

Sin embargo, en los documentos de Guacamaya Leaks filtrados desde septiembre del 2022, se lee: “(Menonita) Franz Kauenhofen Wiebe, alias el “Pancho Loco”, “F1” o “Menona”, presuntamente encargado de facilitar el aterrizaje de aeronaves con droga procedentes de Centro y Sudamérica, en los municipios de Hopelchén, Calakmul, Champotón y Hecelchakán”.

Es exactamente lo mismo. Ese es su servicio de inteligencia e investigación de la FGE al mando de Sales Heredia aunque, quizá para variarle un poco, mientras la Sedena en los documentos filtrados vincula al Pancho Loco con el Cártel del Pacífico, el fiscal lo relacionó con el Cártel de Sinaloa, aunque en realidad se trata de la misma organización delictiva sólo que con dos formas distintas de denominarla.

Wilmer Delgado.

Compartir