En México hay por lo menos 30 mil niños y menores de 18 años que cooperan activamente con la delincuencia organizada en actividades que van desde la extorsión y el tráfico de personas hasta la piratería y el trasiego de drogas, de acuerdo con el organismo social Tejiendo Redes Infancia.

En el estudio Violencia armada y afectaciones a la niñez y la adolescencia, la organización que cuenta con patrocinio de la Unión Europea expone que los grupos delictivos que hacen presencia en las zonas más pobres representan un riesgo para los niños y adolescentes, ya que por su condición son vulnerables a ser reclutados y empleados para apoyar el trabajo criminal.

“Estas niñas, niños y adolescentes por su parte ven en estos grupos una oportunidad para generar ingresos, reconocimiento y respeto; una vez vinculados, pueden ser utilizados como vigilantes o para desempeñar acciones violentas como el secuestro”, señala el documento.

Destaca que el reclutamiento de niños y adolescentes se ha convertido en una práctica común en países con presencia de conflictos armados y organizaciones criminales, y agrega que esta práctica se lleva a cabo generalmente en escuelas y en trayectos desde y hacia las aulas.

Considera que los cárteles en México se disputan los territorios causando violencia, por lo cual muchos pueblos han creado grupos de autodefensa.

Agencias.

Compartir