De manera cínica, incongruente y olvidándose de que fue uno de los que aprobó la Reforma Energética en el sexenio peñista cuando fue Senador por Campeche, el expriísta Raúl Pozos Lanz encabezó una Asamblea Informativa de la Reforma Eléctrica que está impulsando Morena y Andrés Manuel López Obrador.

El titular de la Secretaría de Educación habló de los “beneficios y ventajas” que traerá a los ciudadanos la Reforma Eléctrica propuesta por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Un gran encuentro este domingo con nuestros amigos y amigas de la estructura de La Gran Familia en el municipio de Campeche, en Asamblea Informativa”, destacó Pozos Lanz.

Sin embargo, al expriísta se le olvida que fue uno de los que defendió y avaló la Reforma Energética cuando fue Senador del 2012 a 2018, y que, por tal motivo, hasta le mentaron la madre por la hoy gobernadora.

En aquella ocasión, Raúl Pozos dijo que con la Reforma Energética de Peña Nieto situaría a México en el mundo como una nación vigorosa, como una nación competitiva, que lograría el desarrollo de la economía del país.

“Esa visión de futuro, esa visión de responsabilidad, esa visión valiente para presentar ante el Congreso de la Unión, particularmente en el Senado, es la visión que animó al Presidente Enrique Peña Nieto para que hoy estemos todos sentados discutiendo y debatiendo estas leyes reglamentarias que le van a dar viabilidad a este país”, expuso a su favor.

“Y desde luego también reconocer la disposición de las y los senadores para hacerlo con absoluta libertad y con pleno respeto a los derechos. Fortalecer la economía de este país a partir de esta Reforma Energética, que puede modernizar nuestra infraestructura, que puede darnos viabilidad económica y desarrollo, que con nuevos y mejores órganos reguladores puede generar competitividad al interior y al exterior del país, que con órganos reguladores pueden darnos mayor certidumbre y transparencia en los procesos… Es esta reforma, que le podrá dar oportunidad de desarrollo a la sociedad”, puntualizó en aquel julio de 2014.

Gilberto Ávila.

Compartir