La Ley de Violencia Simbólica que quiere aprobar el Congreso del Estado es para callar a las organizaciones religiosas y la libertad de expresión de los grupos religiosos, que es un derecho que han ganado con sangre y se la quieren coartar, señaló el vocero de la Diócesis de Campeche, Gerardo Casillas González.

Cuestionado sobre la iniciativa que los diputados de Morena quieren aprobar en el Congreso del Estado, la denominada Ley Violencia Simbólica, explicó que en el fondo, se trata de callar y de meter una ley mordaza para callar a otras voces que puedan ser diversas y oposición, que en la democracias son bienvenidas.

“La libertad de expresión de los sacerdotes y organizaciones religiosas, es un derecho que se ha ganado con sangre desde muchas décadas atrás y que muchos de nuestros antepasado han logrado con esfuerzo, sacrificio e incluso dando sus vidas, por eso, se tiene que cuidar y proteger”, replicó Casillas González.

El vocero de la Diócesis, se dijo extrañado de la cerrazón de los diputados de Morena, pues en otras Legislaturas, los representantes populares han estado abiertos a escuchar y plantear la propuesta a los grupos religiosos.

Finalmente, señaló que la Iglesia Católica está dispuesta a escuchar y conocer en qué consiste la Ley de Violencia Simbólica, pues lo importante es que se respeten las garantías ciudadanas.

Wilmer Delgado.

Compartir