Carmelitas que buscan adquirir una casa por medio de créditos hipotecarios y del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores han sido víctimas de “coyotes” que les piden dinero para agilizar los trámites y que obtengan rápidamente su vivienda, pero se trata de una estafa que genera pérdidas económicas fuertes a las víctimas.

Lo anterior lo señaló Manuel de Jesús Solís, promotor de bienes raíces en el municipio de Carmen, lo que genera una afectación para las empresa asentadas legalmente pues la gente deja de confiar en ellos, mientras que las autoridades municipales también han advertido que han recibido denuncias donde la gente ha sido estafada con propuestas de obtener rápidamente una casa del proyecto inmobiliario que impulsa la comuna.

“Gente sin escrúpulos quienes se enteran de otros pretenden vender o comprar una propiedad para acercarse y plantearles trámites sencillos y a cambio de ello les piden dinero que va entre cinco, 10 o hasta 20 mil pesos, presuntamente para el pago de la valuación del predio, por las medidas que le sacan a la propiedad, y “agilizar” los tramites” señaló Manuel de Jesús Solís,

Mencionó que, las viviendas en venta se deben regular por el valor catastral, físico y comercial, y que de preferencia las personas que van a vender o comprar alguna propiedad hagan el valúo de la vivienda, pero que lo realice un profesionista certificado (arquitecto) y que el contrato que se firme se haga delante de un notario público, porque últimamente se ha dado casos de personas (sin mencionar cantidad) que se han dedicado a extorsionar a la gente.

Redacción.

Compartir