La presidenta de la junta municipal de Seybaplaya, Wilma Perera, no solo cortó el árbol Bicentenario, sino que ahora ordenó limpiar los puesteros del centro, lo que provocó que una vendedora cayera enferma.

Según denuncias que circulan en redes sociales, la presidenta Perera Reyes ordenó poner en orden los puesto del centro de esa localidad enviando un oficio, lo que provocó que una señora que llevaba 30 años vendiendo se desmayara tras sufrir un presunto derrame.

Los habitantes señalan que, peor aún, la mujer con la crisis fue llevada al centro de salud de la comunidad, pero nunca hubo una ambulancia para trasladarla a esta capital del estado, siendo que un particular quien tuvo que apoyarla.

Ayer, EL EXPRESO denunció cómo la funcionaria se han ganado la molestia de los habitantes por distintas acciones.

Redacción
redacción@multimedioscampeche.com