Aunque el Gobierno del Estado en contubernio con ejecutivos de la empresa Mobility ADO quieren hacer creer que es bondadoso el proyecto de un nuevo sistema integral de movilidad urbana para la ciudad capital, lo cierto es que atenta contra todo el sector transporte que, por décadas, ha sido generador de empleos, ingresos y beneficios a los negocios  campechanos.

Un día después de que los transportistas fueron citados para decirles que contaban con el apoyo de la gobernadora Layda Sansores, la propia mandataria encabezó a puertas cerradas y sin invitar a los concesionarios del servicio, una reunión con sus nuevos financiadores de campaña, donde se presentó la propuesta que incluye modernizar cinco rutas o corredores importantes de la ciudad, que significó la desaparición de la empresa Tusuc.

Sin proyecto de viabilidad, Mobility ADO quiere ingresar primero a la congestionada y conflictiva Avenida Gobernadores, donde pretenden poner en funcionamiento 23 autobuses de vanguardia con una capacidad de 80 pasajeros y con tiempo de espera entre cada unidad de tres a seis minutos, similar a lo que hicieron en la ciudad de Mérida, con la única y gran diferencia de que en Yucatán se construyó la infraestructura vial en el periférico y en las avenidas centrales para proyectos de esta dimensión.

En Campeche contamos a lo sumo con cinco avenidas que están congestionadas 18 de las 24 horas del día y la Gobernadores no da para instalar un parque vehicular de esa magnitud.

Sin embargo, ni contamos con las glorietas para que den vuelta ni las avenidas para tener carriles confinados o seguros para que transiten, por el tráfico diario.

Mobility ADO se apoderará de todo el sistema de transporte urbano, compuesto por 340 autobuses pertenecientes a 12 organizaciones con 58 rutas con capacidad de 150,000 pasajeros por día hábil y que adicionalmente operan “vans” o colectivos que prestan el servicio suburbano.

 Primero harán quebrar a las empresas de transporte urbano, luego van por la desaparición de los taxistas,  colectivos, vans, mototaxis, tricitaxis y todo el servicio foráneo tolerado.

El primer paso es hacerse de la avenida Gobernadores para después entrar a la avenida Central, el Malecón, la avenida José López Portillo y la avenida Luis Donaldo Colosio, siendo la Gobernadores la que tiene mayor movilidad con 130 unidades a cargo de 13 rutas de 6 empresas.

Son 72 millones de pesos en inversión que acabarán con cientos de fuentes de empleos e ingresos, que después servirán para que lleguen los Ubers que controla ADO a través de las empresas con las que mantiene asociaciones en los aeropuertos.

Redacción.

Compartir