no images were found


Associated Press

MUNICH (AP) — Bayern Munich le dio un baile insólito al Barcelona y lo noqueó el martes 4-0 para quedar a un paso de la final de la Liga de Campeones.

La maquinaria del Bayern borró de la cancha a Lionel Messi y compañía, y confirmó que es el mejor club europeo del momento. El Barsa necesitará una remontada épica en el partido de vuelta por las semifinales el 1 de mayo en su estadio Camp Nou.

Thomas Mueller consiguió un doblete (25 y 82 minutos), y Mario Gómez (49) y Arjen Robben (73) agregaron un gol cada uno por Bayern, que busca su segunda final al hilo luego de perder la del año pasado ante el Chelsea.

“Sabíamos que teníamos el talento para darles pelea”, dijo Robben. “Esto es algo increíble. Ellos han dominado en Europa durante los últimos cinco años. Hay que sentirse orgulloso con una victoria como esta”.

Aunque el Barsa remontó un 2-0 ante el Milan con una victoria 4-0 como local en los octavos de final, se antoja muy difícil que este Bayern permita que eso ocurra.

“Resulta complicado, pero tenemos que intentarlo para hacer los goles que necesitamos”, dijo Messi.

Borussia Dortmund recibe el miércoles al Real Madrid en la otra semifinal entre alemanes y españoles.

En un partido que tal vez marcó un cambio de mando en el continente, el cuadro bávaro le propinó al Barsa su primera derrota por cuatro goles desde el revés 4-0 ante Getafe en las semifinales de la Copa del Rey, un 10 de mayo de 2007.

El Bayern será dirigido a partir de la próxima temporada por Pep Guardiola, el técnico responsable del Barcelona devorador de títulos y de exquisito fútbol.

Guardiola relevará a Jupp Heynckes, el entrenador de 67 años que le deja un club que se encuentra en un nivel excelso.

“El Barcelona tiene una filosofía particular de juego, pero mis futbolistas sabían exactamente lo que tenían que hacer en el campo”, dijo Heynckes. “Se defendió como equipo, sin recibir goles en casa. Al mismo tiempo fuimos creativos en el ataque y cuando tenemos espacios, le ganamos a cualquiera. Pero Barcelona sigue siendo uno de los mejores y aún quedan 90 minutos”.

El Bayern se dio un banquete con una endeble zaga azulgrana, que echó de menos a los lesionados centrales Carles Puyol y Javier Mascherano. Gerard Piqué, Marc Bartra, Daniel Alves y Jordi Alba fue desbordados por el empuje de Mueller, Robben, Gómez y Franck Ribery.

También podría interesarte  Mujer testifica sobre fiestas de Berlusconi

“Nos han dado un repaso, tan sencillo como esto”, dijo Piqué. “No hay mucha explicación. Son más rápidos y más fuertes”.

Messi, mermado por una lesión muscular, fue titular por primera vez desde el 2 de abril pero no gravitó en el partido.

“Llevaba tiempo sin jugar después de la lesión, pero yo me sentía bien. Por ahí no estaba de la mejor manera, pero me sentía bien para poder jugar”, indicó Messi.

Aunque monopolizó la posesión del balón, el Barcelona apenas generó ocasiones claras de gol. Bayern, en cambio, impuso la diferencia con su intensidad y ambición.

¿Qué fue de Xavi Hernández y Andrés Iniesta en el mediocampo azulgrana? Tampoco existieron en el armado de jugadas de peligro.

Bayern fue letal en las acciones con pelota detenida.

Mueller abrió la cuenta con un cabezazo tras un tiro de esquina cobrado por Ribery. La pelota se paseó hasta el segundo palo, donde Robben pasó a Dante. El defensor brasileño peinó el balón hacia atrás, donde Mueller cabeceó al fondo

El segundo gol también cayó tras un córner. En esta ocasión, Mueller le ganó la espalda a Alves en el segundo palo para que Gómez rematara a quemarropa, aunque pareció estar en fuera de juego.

“En cada partido ha habido acciones al menos discutibles y poco claras, pero no quiero que sirva de excusa”, dijo Jordi Roura, el segundo entrenador del Barcelona.

El tercero fue más polémico, con una clara atropellada de Mueller sobre un Alba que intentaba de frenar el paso de Robben hacia el arco.

Ribery y David Alaba se combinaron para el cuarto, con Alaba sirviendo el balón al corazón del área para el remate de Mueller.

“El Bayern ha sido superior. Nos han marcado de estrategia, sabíamos del potencial físico de este equipo, son muy fuertes, altos, sabíamos que sufriríamos”, dijo Roura.

El margen de cuatro goles igualó el peor margen de derrota sufrido por el Barcelona en la Copa de Europa. La vez anterior fue un 4-0 ante el Dínamo de Kiev por la fase de grupos en 1997.

“Ha sido un partidazo por parte de todos”, dijo Robben. “Peleamos en cada metro de la cancha y no le dimos espacio para que jugaran”.