no images were found

EL UNIVERSAL

MÉXICO, D.F.-La Máquina está que no cree en nadie. Hoy eran imperativos los tres puntos y los consiguió ante un rival de respeto como es Santos Laguna.

Cruz Azul ha experimentado una metamorfosis completa. Luego de la crisis a mitad de torneo, los celestes han ganado cuatro de sus últimos cinco encuentros y sólo una extraña combinación de resultados con goleadas los sacaría de la “fiesta grande”.

Santos llegó con un once mermado a la capital, pensando más en la final de la Concachampions del miércoles que en el duelo en el Azul. Su estrella, Oribe Peralta, se encuentra entre algodones.

Eso no es culpa del Cruz Azul, que salió hoy ante su gente y demostró que llegan en el mejor momento posible a la fase final del torneo, situación opuesta a la tradicional.

El primer tiempo comenzó con un ritmo vertiginoso, con llegadas en los dos arcos, sin embargo, la mala fortuna de los arietes y una gran actuación de Corona y Oswaldo dejó el 0-0 en el marcador la primera media hora. Sánchez provocó la sorpresa de la multitud al detener un mano a mano con “Chaco” Giménez.

También podría interesarte  'Meteoro' campechano se enlista en Santos

Pero el argentino fue paciente y en un tiro de esquina entró con furia al área y remató de cabeza para abrir el marcador al minuto 35, ante el enojo del cancerbero lagunero. La diferencia se mantuvo hasta el descanso.

En el segundo tiempo, Santos intentó con lo tenía sacar un valioso punto en sus aspiraciones, corriendo el riesgo de ser sorprendido por los cementeros en algún contragolpe, pero el arquero se vistió de héroe para dejar su meta imbatida.

Con sufrimiento incluido, Cruz Azul venció por la mínima y confirmó su candidatura al campeonato, a una fecha del final del torneo.

El resultado final dejó a la Máquina con 26 unidades, en la sexta posición general y con un boleto casi sellado para la liguilla. Por su parte, Santos se mantiene en el cuarto peldaño con 29 puntos, pero podría ser alcanzado por varias escuadras en la jornada 17.