Desmantelan a  otra banda de 'polleros'

REDACCIÓN
REDACCIÓN@MULTIMEDIOSCAMPECHE.COM

Una banda de traficantes de indocumentados que operaba en Candelaria cerca de la frontera con Guatemala fue desarticulada al ser detenidos cinco de sus miembros, entre los que se encuentra una mujer, empleada de la Secretaría de Salud, además se logró asegurar a 16 indocumentados salvadoreños, entre ellos cuatro mujeres y seis menores de edad, durante un operativo realizado por la Policía Municipal, Federal, Preventiva y Ministerial.

El martes pasado, los agentes de Seguridad Pública y la PEP, le hicieron la parada al taxi con número económico 7011 y matrícula de circulación 23-56-BFB, de la ruta Candelaria–Escárcega, propiedad de una persona de nombre Gerardo, conocido como “El Taquero”, quien operaba irregularmente sin permisos del Instituto del Transporte, bajo el amparo de Samuel Salgado Serrano, funcionario de la institución y ex director de Seguridad Pública .

Al momento de hacer la parada al colectivo en el filtro cercano a la aeropista de Candelaria, este no se detuvo, por lo que fue alcanzado entre el poblado Luna y Haro, en la carretera estatal, donde se detuvo a José María “N”, conductor, así como al salvadoreño José Ramón Amayo Méndez, además se aseguró a los indocumentados que eran trasladados de Escárcega a Champotón.

También podría interesarte  ELEMENTOS K-9 SORPRENDEN CON SU ENTRENAMIENTO

Tras las declaraciones  de estas personas, se ubicó un Nissan tipo Tsuru, con placas DHM-7409, estacionado a un costado de la terminal de taxistas sobre la avenida Justo Sierra Méndez entre 27 y 31.

Ahí pretendían entregar a los indocumentados, sin embargo, se logró el arresto de Jesús Antonio Uriostegui Peña, conductor del automóvil y su acompañante, Amayrani del Carmen Viveros Canales, empleada de la Secretaría de Salud; esta última pareja había cobrado por los extranjeros.

La pareja declaró que iba a embarcar a los indocumentados a bordo de otro taxi colectivo para llevarlos a Champotón, para ello ya habían hablado con el boletero Francisco Pacheco Mayor, quien iba a separar los lugares, y ya durante el viaje, los tripulantes del Nissan iban a escoltar el taxi para evitar ser descubiertos por las autoridades.

En Champotón los estaba esperando Elvis Leonardo Morales Manrique, quien reservó una casa de huéspedes para meter a los indocumentados y llevarlos a otro lugar, pero esta persona fue ubicada en la terminal de autobuses.

Tras el arresto, los cinco miembros de la banda quedaron a disposición del Ministerio Público dentro del expediente 614/Escárcega/2014.