Chilpancingo, Guerrero.- Trágica muerte fue la que tuvo un jovencito de 11 años de edad, quien la tarde de ayer, al estar jugando en la azotea de su casa, de manera accidental cayó hacia la calle, pero durante la caída se atoró del cuello con unas cuerdas para tender ropa y murió ahorcado.

El infortunado jovencito fue identificado por sus padres como Isaac “N” “N”, vecino de la calle principal de la colonia Los Cedros de la ciudad de Chilpancingo, lugar donde ocurrió el lamentable hecho.

De acuerdo al reporte de las autoridades, los hechos ocurrieron alrededor de las 17:00 horas del jueves, cuando mediante una llamada al número de emergencias, se reportó que un menor de edad había fallecido en la dirección antes referida, por lo que elementos policiacos se dirigieron al lugar.

Al llegar al punto los uniformados fueron abordados por unas personas que los guiaron hasta el sitio exacto del suceso, donde se entrevistaron con el padre del hoy fallecido, quien dijo a los agentes que su hijo tenía once años de edad, y que la causa de su muerte se debió a un accidente.

También podría interesarte  Denunciará “extra” contra campaña de Peña

El hombre dijo que su hijo se encontraba jugando en la azotea de su domicilio, y que (por la forma como lo encontraron minutos después) suponen que tropezó de forma accidental y cayó hacia la calle, pero durante la caída se enredó y quedó colgado del cuello con los lazos para tender ropa que se encontraban en la parte superior del domicilio.

Dijo que al hallarlo colgado hicieron todo por salvarle la vida, pero ya no pudieron reanimarlo.

Al lugar llegó el personal del Servicio Médico Forense (Semefo) y de la Fiscalía General del Estado, los que se encargaron de hacer las diligencias de ley, aunque los padres no permitieron que se llevaran el cuerpo a la morgue.

lapoliciaca.com